close
Blog


Aumenta la seguridad en tu almacén con estos consejos

Equipo de redacción Recilock

La seguridad en el trabajo es uno de los aspectos más importantes a evaluar en cualquier tipo de oficio, por innumerables razones hay que percatarse del más mínimo detalle para evitar, lo que más se pueda, cualquier tipo de accidente. Es por eso que aquí te damos los mejores consejos para aumentar la seguridad en tu almacén. 

seguridad bodegas de almacenamiento

¿Te has preguntado si cuentas con la protección adecuada en tu almacén? Si no es así en esta nota te ayudamos a que hagas de este lugar el más seguro para tu personal y la mercancía que manipulas. 

 

Entonces, antes que nada debes saber que existen distintas alternativas para que la seguridad de tu almacén obtenga buenos resultados, como el diseño de las instalaciones hasta la prevención de robos, por eso hay que conocer los errores con los que contamos dentro de nuestro establecimiento para blindarlo con los más óptimos refuerzos y así evitar cualquier incidente delictivo o daño en las mercancías. 

 

¿Qué aspectos de seguridad se deben aplicar en bodegas y almacenes?

 

Con el fin de aumentar la protección en estos espacios hay que conocer más a profundidad los factores principales que brindan los resultados propicios para la seguridad adecuada de los almacenes y bodegas, estos son:

 

- Arquitectura

 

Más allá de prevenir robos se debe impedir también que la mercancía sufra desperfectos, pero para ello hay que planificar y hacer la adecuada separación de espacios; es decir, delimitar las zonas destinadas a cada tarea que el operador tiene que ejercer como: la preparación de pedidos, traslados de mercancía, recepción de materiales, residuos, etc.

 

Asimismo, pueden minimizarse los riesgos para evitar cualquier tipo de impacto físico recurriendo a la implementación de estanterías metálicas, de esta manera los espacios incluso se verán más organizados.

 

- Evasión de hurtos

 

Claramente por la cantidad de mercancías que se manejan en una bodega o almacén, hay que pensar en su protección total para que no sean robadas. Por eso, hay que tener bajo control cada movimiento que se emplee en uno de estos dos espacios, como la implementación de un control de acceso, monitorización, grabación de las zonas donde se encuentran las mercancías y llevar a cabo el efecto disuasorio, que avisa que se está grabando lo que está sucediendo en las instalaciones.

 

Ahora, teniendo en cuenta que hay que pensar inicialmente en los trabajadores, se deben considerar las siguientes recomendaciones:

 

- Equipo de protección para los colaboradores tales como máscaras, guantes y vestuario adecuado.

 

- Herramientas de reconocimiento facial y medición de temperatura para los operadores, en caso de que presenten fiebre.

 

- Soluciones integrales en las bodegas y almacenes para reducir riesgos con controles centralizados que brinden visibilidad y emisiones de alertas de seguridad.

 

- Software de gestión laboral donde se monitorice la mano de obra según el volumen de pedidos, esto con el fin de impulsar la productividad de los empleados y medición de su compromiso.

 

¿Cuáles son los factores de mayor riesgo en una bodega?

 

Para que un establecimiento funcione de la mejor forma, debemos aminorar los riesgos posibles, tanto del espacio como del personal, por eso, a continuación te compartimos las situaciones más comunes de exposición que pueden presentarse en una bodega o un almacén.

 

- Incendios: no hay que descartar probables incendios, ya sea por algún terremoto, fallas de combustión, acumulación de vapores, etc., para ello debemos contar con los elementos necesarios y así poder controlar una situación de emergencia como esta.

 

- Caídas: pueden producirse por resbalones debido al suelo sucio o tropiezos con cosas incorrectamente ubicadas. O, también el personal podría estar propenso a sufrir una caída desde escaleras, montacargas y elevadores. 

 

- Golpes y atropellos: los operarios corren el riesgo, en varias ocasiones, de tener altercados con objetos inmóviles que están mal localizados.

 

- Cortes: con la utilización de objetos afilados o punzantes como navajas o cúteres, pueden desembocarse accidentes fortuitos.

 

- Derrumbamiento de objetos: por el mal apilamiento de las mercancías y cajas, pueden existir caídas de objetos a distinta altura. Para ello se debe hacer una inspección técnica de estanterías regular con el fin de evitar esta situación.

 

- Contacto con sustancias nocivas: en las bodegas o almacenes pueden haber productos químicos que nos afecten en la salud, por tal razón, si son imprescindibles, hay que guardarlos en recipientes adecuados.

 

- Riesgo eléctrico: a veces cuando no hay una revisión de las instalaciones de energía pueden generarse quemaduras o electrocuciones.

 

- Utilización imprudente de los equipamientos: en algunos momentos por la mala usabilidad de los montacargas, estibadores, camiones, furgonetas, etc., pueden presentarse accidentes.

 

Consejos para aumentar la seguridad de tu almacenamiento

 

Como todo, existen las soluciones pertinentes para contribuir a reducir los peligros que se pueden corren en un almacén o bodega, estas son:

 

- Inspección técnica anual de los sistemas de almacenaje

 

Es indispensable realizar una valoración por parte de profesionales autorizados y calificados para que evalúen todos los elementos de instalación del lugar.

  

- Respetar capacidades y medidas de estanterías

 

Antes que nada, dentro de las instalaciones debemos contar por recomendación con los elementos exactos para que sean quienes soporten el suficiente peso y así no ocurran accidentes.

 

- No realizar modificaciones sin previo aviso

 

Las estanterías siempre se ubican de manera estratégica para que cumplan con los estándares de un almacén o bodega, por eso si han sido configuradas de determinada forma es mejor consultar al proveedor si se puede realizar algún cambio.

 

- Placa de características

 

Cuando se hace una instalación es usual que se ubique una placa que muestre la originalidad de la misma. Por lo tanto, se coloca en un lugar visible precisamente para que al momento de su revisión corresponda a los datos de la instalación original.

 

- Revisar el estado de los palets

 

Frecuentemente hay que garantizar que tanto la mercancía como los palets se encuentren en las óptimas condiciones para que no suceda ningún tipo de accidente. 

 

- Instalar protecciones en las estanterías

 

Para evitar cualquier impacto y preservar la integridad de la estructura que sostiene las cargas, es necesario proteger y resguardar las estanterías con el fin de que el personal y los establecimientos se mantengan seguros.

 

- Contar con un sistema contra incendios

 

Como norma de seguridad de los almacenes y bodegas se debe contar con los elementos fundamentales como extintores,  mangueras, alarmas y detección automáticas de incendios, entre otros.

 

- Señalización de los almacenes

 

Gracias a la adecuada recepción de información dentro de los establecimientos, los operarios podrán identificar de manera más sencilla los riesgos de las zonas de acceso restringido, áreas en las que trabajan las carretillas, etc.

 

Con lo descrito hasta aquí, hay que tener en cuenta todos los aspectos de seguridad que debe tener una bodega y un almacén para garantizar la integridad física y mental de los trabajadores que emplean en estos espacios.

 

En Recilock pensamos en el bienestar de tus colaboradores, por eso te brindamos los mejores consejos y equipos para bodegas como estanterías en acero inoxidable, cajas logísticas y mini racks con el fin de que emplees una óptima operatividad en estos lugares.