close
Blog


¿Cómo diseñar una cocina industrial?

Equipo de redacción recilock

Tener una cocina industrial de la más alta calidad es un tema que le concierne a todos los que laboran en ella. Aquí te contamos cómo puedes diseñarla.

cocina industrial

La cocina es una de las áreas principales en los servicios de hotelería, por eso, de su correcta distribución depende qué tan efectivo será la movilización, la entrega de platos y cómo se llevará a cabo la comunicación entre los colaboradores. A la hora de pensar en su distribución es necesario contar con un mobiliario adecuado que contribuya a facilitar esta tarea. Elegir la mejor distribución de acuerdo con el diseño elegido es una decisión que no debe tomarse a la ligera, sino que por el contrario, debe ser analizada a profundidad para dar con la mejor resolución. 

 

Recomendado: Claves para elegir la mejor cocina de un restaurante

 

Factores a tener en cuenta al diseñar una cocina industrial

 

En este proceso, influyen varios aspectos que tienen relación con la estructura, la maquinaria a instalar, el número de empleados y el presupuesto que se tiene a la mano. Cada una de estas características tienen un peso importante, por eso, deben ser analizadas como un conjunto y no aisladamente. Desde esta perspectiva, lo principal es realizar el diseño teniendo como base los parámetros que te detallaremos a continuación. 

 

- Aforo máximo del restaurante: el flujo de público influye directamente en el esquema de distribución pues, en caso de que asistan todos los comensales, se debe tener en cuenta si el tamaño es el adecuado para atender en el menor tiempo posible las posibles demandas de los clientes.

 

- Ergonomía: la altura, apertura de los muebles, ancho de los mesones de acero inoxidable, disposición del mobiliario y recorridos del personal no deben interferir con el tránsito, por el contrario, es fundamental tener presente que cada movimiento sea natural y no obstaculice el desarrollo de las actividades.

 

- Tipo de restaurante: aunque parece que este tema no tiene relación con el esbozo final, en realidad incide directamente sobre las decisiones a tomar. Ya que no es lo mismo tener platos de alta cocina que requieren de varias preparaciones a alimentos que se preparan en pocos minutos.

 

- Elementos ambientales: la luz, ventilación, salida de gases, suministro de servicios públicos entre otros aspectos influyen en qué tan cómodo es trabajar o no bajo estas condiciones. En ese caso, es prudente evaluar que su funcionamiento sea el correcto.

 

- Maquinaria de calidad: los equipos que se elijan deben cumplir con criterios claros de calidad, resistencia, durabilidad en condiciones adversas (altas temperaturas, manipulación, derrames) y uso sencillo. Es buena idea diseñar una lista inicial de los primeros artículos que se comprarán y comparar la oferta entre varios proveedores.

 

Te puede interesar: Ventajas del acero inoxidable para preferirlo en tu cocina

 

- Dimensiones de acuerdo a la norma: dependiendo del ente regulador puede que estén vigentes ciertas medidas que son de obligatorio cumplimiento en las cocinas. En algunas, por ejemplo, los pasillos deben tener un ancho de entre 1,50 a 1,80 mts cuando en ellos se realiza una superposición de actividades o de 0,90 cm a 1,20 cm si la circulación es simple. Es conveniente averiguar la regulación vigente y con base a ella realizar el diseño.

 

- Mobiliario para almacenar: dentro de este punto es fundamental estudiar qué espacio ocuparán los mesones con repisas, las estanterías en acero inoxidable o los electrodomésticos fundamentales para el funcionamiento como la nevera. También es primordial analizar de cuánto es su capacidad y cómo se determinarán las áreas para cada materia prima. 

 

Por ejemplo, agrupar las verduras, proteínas, ingredientes de repostería, entre otros, en espacios separados permite mantener la frescura, conservar las propiedades de los alimentos y facilita la manipulación por parte del personal. 

 

- Cantidad de zonas en la cocina: en esta elección influyen los demás elementos que hemos detallado anteriormente, pero una correcta distribución debería incluir lugares predeterminados para:

 

- Preparaciones calientes. 

 

- Platos fríos.

 

- Postres y pastelería.

 

- Espacio de servicio (bebidas).

 

- Lavado de vajilla y cristalería.

 

- Almacenamiento. 

 

- Higiene: es un factor que afecta la calidad de los platillos, por eso, en la cocina se deben tener claros cuáles serán los lugares para cada actividad y con qué condiciones deben cumplir para evitar el desorden, la contaminación en las preparaciones o el desperdicio de ingredientes. 

 

- Modelo de distribución: aquí hay varios esquemas que pueden ser elegidos. Entre ellos están el estilo u, tipo isla, doble u, por líneas de montaje o el que está delimitado a partir de áreas delimitadas. Lo correcto en estos casos, y en sí en lo que implica una cocina industrial, es contar con la asesoría de profesionales en la materia quienes saben cuáles consejos aplicar correctamente en pro del cumplimiento de este propósito. 

 

En Recilock somos aliados de la industria, por eso, tenemos a tu disposición un portafolio con varias opciones para que a la hora de almacenar obtengas el mejor orden y planificación. Contamos con gabinetes metálicos, basureros plásticos, estanterías, mini rack y muchas alternativas más para que tu empresa mantenga la calidad en cada uno de sus procesos. Así, ninguna de tus actividades se detendrá y podrás ofrecer el mejor servicio junto a platillos exquisitos. 

 

¿Quieres saber más? ¡Contáctanos! Te asesoramos de principio a fin para que des con las soluciones necesarias para tu sector. Confía en la experiencia y la calidad que solo Recilock puede ofrecerte.